No. Aún no estamos en ese estado, pero lo cierto es que algunos precios se han venido contrayendo hecho que tampoco es bueno porque las empresas no encuentran cómo vender exitosamente sus productos y optan por la rebaja. La cifra si bien es positiva, muestra una trayectoria a la baja y por ello algunos activan (innecesariamente) la alarma.

Imagen1

La economía peruana ha vivido una serie de traumas que nos han dejado marcados. Por un lado tuvimos una crisis económica (conocida como Alan I) que dejo destrozado el país. No es exageración esto último. Antes del corralito argentino y la hecatombe venezolana, los libros de economía nos señalaban como una muestra de lo que puede hacer un mal manejo económico.

Los peruanos mayores a 35 años pueden tener recuerdos traumáticos de colas para comprar un tarro de leche y los mayores a 50 pesadillas que recuerdan cómo sus sueldos se evaporaban. Este trauma tenía un nombre: hiperinflación. Es decir el crecimiento sostenido y desmedido de los precios que te hacían salir corriendo a comprar, antes que tu dinero se convierta en humo.

Hoy vemos los primeros síntomas del otro lado de este fenómeno. Los precios no crecen al ritmo usual, las empresas no logran colocar sus productos, se restringe la nueva contratación de personal (si es que no se despiden los turnos nocturnos), menos ingresos para las familias y por lo tanto menos consumo, por más que los precios parezcan atractivos. Y esto no es gratis sino resultado de un manejo económico en piloto automático.

Imagen2

En el Perú, desde hace más de 30 años, pueden cambiar los presidentes. Se van vacados, se van acabando su periodo gubernamental, se van a la cárcel con prisión preventiva o se van del país, pero nunca se cambia el modelo económico y esto es porque los experimentos nos han traído malas experiencias.

La situación económica actual es resultado de una economía «resfriada», que encuentra un clima económico internacional incierto, un flujo extranjero sui generis de mano de obra y un sector público empantanado en los escándalos de corrupción. ¿Estamos al borde del abismo? Definitivamente no. Saldremos de esta, porque hemos sobrevivido a cosas peores.

——o—–

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest.

Por Cristina Luna

Aprendí hablar en fácil la economía. Me encanta ver como las noticias pueden ser aprovechadas en la vida real.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?