Ser emprendedor y ser padre son roles que se parecen mucho entre sí: requieren dedicación, son un reto diario, encierran siempre situaciones por descifrar y ofrecen también muchas recompensas.

No existe un manual ni nada que te asegure que tu negocio irá bien, así como tampoco existe un curso que te enseñe a ser padre. No obstante, la práctica de ser papá desarrolla en ti habilidades muy útiles para conducir un negocio. En el marco del Premio Citi a la Microempresa 2018, Aprenda nos ofrece 4 consejos para ser un buen papá emprendedor.

SÉ PACIENTE. Quienes son padres saben que traer un pequeño al mundo es un gran reto. Tendrán que levantarse varias veces en la madrugada, pensar en cómo ayudar a sus hijos cuando se metan en problemas, darles buenos principios y, aunque muchas veces sientan que no puedan con todo, tendrán que tener paciencia y seguir hasta ver que todo su esfuerzo ha dado frutos. De la misma manera, gestionar un negocio es un camino largo y constante. Tendrás que tener la misma paciencia para hacer crecer tu negocio, que tuviste para formar a tu hijo.

APÓYATE EN LAS PERSONAS ADECUADAS. Al emprender y conducir un negocio debes identificar quienes serán tus aliados. Es muy importante recibir siempre una mano amiga que te de aliento y no permita que te rindas; además, debes buscar integrar a tu grupo de trabajo a personas que le den la misma importancia al tiempo, la responsabilidad y la organización. Esto te permitirá atender a tu negocio sin descuidar a tu familia.

————-

TAMBIÉN PUEDES LEER

Perú Vs. Suecia: 3 datos en común con sus emprendedores

Arranca carrera por el premio ABE

————-

ESTABLECE PRIORIDADES: Cuando eres papá adquieres hábitos que luego pones en práctica casi inconscientemente. Prestas más atención a los detalles, buscas solucionar las cosas que no salen bien con tu hijo, entiendes que por más que existan muchos problemas tu prioridad siempre va a ser verlo bien a él. Estas nuevas habilidades te servirán mucho en el mundo de los negocios. Sabrás cómo actuar ante los problemas que se te presenten, darás mayor interés a esos pequeños detalles que pueden hacer la diferencia entre tu negocio y los demás, comprenderás que tu prioridad será hacer crecer tu negocio y ello, en síntesis, no es otra cosa que asegurar un mejor futuro para tus hijos.

TOMA PRECAUCIONES: Tu negocio es como tu hijo. Has visto nacer a ambos, tendrás que crecer con ellos, esforzarte hasta que sean los mejores. Así como tendrás la necesidad innata de querer cuidar a tu hijo y, en lo posible, tratar de que no pase malos momentos, también tendrás que administrar con el mismo cuidado cada paso que des en tu negocio, pensar bien tus decisiones e intentar que no pase por momentos de crisis. Edúcalo, dale oportunidades y míralo crecer.

No hay padre emprendedor que no anhele un futuro próspero para sus hijos. Sin embargo, muchas veces asociamos éxito únicamente a ser profesionales empleados. Siente el orgullo de ser empresario y transmítele todo tu conocimiento de negocios a tus hijos. Quizá despiertes en ellos las ganas de seguir tus pasos y con ello podrás ver que, con el tiempo, podrían pasar de tener una empresa familiar a ser una familia empresaria.

——o—–

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest.

Por Cristina Luna

Aprendí hablar en fácil la economía. Me encanta ver como las noticias pueden ser aprovechadas en la vida real.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?