Fallos de control interno generaron crisis de confianza en las auditorías

Esta semana se dará el III Congreso Internacional de Contabilidad “El planeamiento tributario, el impacto de las tecnologías y la aplicación de las NIIF en la gestión empresarial” a desarrollarse el 25 y 26 de octubre, que realizara la Universidad Autónoma del Perú y es la excusa perfecta para conversar sobre la tecnología y la auditoría con el doctor Carlos Alberto Pastor.

Luego de Odebrecht y los problemas PriceWaterHouse. ¿Cómo recuperar la confianza en la auditoría?
Es necesario hacer hincapié que la pérdida de confianza en las auditorias, se originó como consecuencia de importantes fallos en el control interno, que se pudieron observar cuando se analizaron los comportamientos de aquellas organizaciones y de las personas que tenían la responsabilidad y la obligación de vigilar su actuación, tales como:

• Administradores deshonestos y mecanismos de control interno obviados.

• Auditores Externos que no ejercieron su función adecuadamente

Como consecuencia de ello se dio origen a la elaboración y difusión de Estados Financieros fraudulentos, los cuales no representaban la realidad patrimonial de dichas organizaciones, suponiendo pérdidas millonarias a los accionistas.

Por este motivo, la confianza entro en crisis, por lo que debemos hacernos las siguientes preguntas: ¿cómo debemos interpretar lo que estaba pasando?, ¿trabajábamos sobre bases falsas?, ¿los remedios se manifestaban ineficaces?, ¿por qué el Control Interno no había reaccionado?

La medida inmediata es rescatar los valores de los profesionales contadores públicos que deben actuar con la verdad, registrando en forma fiel las transacciones de la organización.

————-

TAMBIÉN PUEDES LEER

Airbus entrega el primer A320 a VivaAir

Tips para planificar tus viajes sin gastar mucho dinero

————-

 

Las tecnologías actuales ¿representan una garantía de una mejor auditoría? ¿la hacen más accesible?
El entorno de la profesión de Auditores está cambiando significativamente, porque las organizaciones están cambiando. Investigaciones realizadas han identificado: la conectividad global, la inteligencia artificial y los nuevos medios de comunicación como los principales motores que moldearan la profesión durante la próxima década. Cuando se producen estos cambios, suele generar una mayor necesidad de seguridad en general y de auditoría en particular. También se produce la necesidad de que la auditoría adopte nuevas formas que aprovechen la aparición de las nuevas tecnologías.

La actual tecnología tiene un impacto extraordinario en nuestras actividades cotidianas, y como consecuencia en el entorno de trabajo del auditor, tanto por la metodología a aplicar en la realización de nuestro trabajo, como en sus relaciones con clientes y empleados. La visibilidad en el mercado, la propia organización interna, la comunicación, y muchos otros aspectos de la actividad de auditoria dependen de la tecnología existente.

Los sistemas relacionados con las tecnologías de información son cada vez más nucleares en el registro de las operaciones económicas. La confianza respecto de los estados financieros depende de forma esencial de la seguridad que nos ofrezcan sus sistemas tecnológicos, en cuando a la integridad y corrección de los datos. El control interno en cualquier organización mediana supone la confianza en sus sistemas TIC. La fragilidad o robustez de los procedimientos establecidos serán esenciales para que los datos económicos y financieros obtenidos sean fiables.

Además, los desarrollos de las aplicaciones Cloud permiten el acceso desde cualquier ubicación, lo que hace que las actualizaciones de datos contables se puedan hacer al momento y desde lugares remotos. El análisis detallado de la solidez de los sistemas, procesos y seguridad de las comunicaciones será esencial para el trabajo de auditoria.

Adicionalmente, los nuevos sistemas permiten el acceso a una gran cantidad de datos. Mediante el uso de Data Analytics, herramientas de análisis de datos, se facilita detectar anomalías (tanto en tiempo como en volumen) que pueden requerir un análisis más detallado.

Cuando el trabajo de auditoria se basa en el análisis de los riesgos significativos, y en la confianza de los sistemas de control interno, ¿tendrá sentido esperar una auditoría anual, tal como hoy la concebimos? Los desafíos que se le presenta a los auditores del futuro debe incluir los siguientes aspectos:

• Mayor necesidad de Capacitación y actualización profesional

• Debe poseer conocimiento del negocio con la finalidad de generar mayor Valor a la organización.

• Estar en condiciones de aplicar técnicas de análisis de datos, de tal manera que aplique:

o Múltiples fuentes y modelos de datos, incluso fuera de la frontera de la organización.

o Aplicar los conceptos de análisis de datos en el diseño de los procedimientos de auditoría.

o Visualización de datos con ayuda de elementos de simulación.

• Tener conocimientos de observar e implementar Cybersecurity “por todos lados”

• Poder emplear diversas Tecnologías.

• Auditar el futuro

 

¿Cómo observa la evolución del sistema de auditoría peruano? ¿Se puede convertir en un instrumento anticorrupción?
El problema de la corrupción es mundial, en América Latina este fenómeno es bastante preocupante, tal es el caso que su incidencia ha trascendido las fronteras nacionales. Las prácticas corruptas han cambiado con el tiempo, se modernizan y se hacen cada vez más difíciles de detectar; por ello el control y especialmente la auditoría, que es su contrapartida, debe ajustarse a las nuevas necesidades.

Vale comentar que la NIA 240 “Responsabilidades del Auditor en relación con el fraude en una auditoria a los Estados Financieros” establece que la responsabilidad sobre la prevención y detección del fraude descansa, tanto en las entidades del gobierno corporativo como en la administración, la responsabilidad del auditor es obtener una seguridad razonable de que los Estados Financieros como un todo estén libres de error material, ya sea por fraude o error.

El Instituto de Auditores Internos (IIA) ha efectuado un estudio denominado: “Cuerpo Común de Conocimientos (CBOK)”. El CBOK que sustenta el estudio proporciona un benchmark de dónde se encuentra la profesión actualmente, pero también recoge la opinión de los auditores a nivel mundial -y los gustos de la organización- sobre cómo consideran los profesionales que probablemente se desarrollará la auditoría interna.

Los auditores respondieron que el mayor incremento en los tipos de auditoría estaría en la gestión del riesgo (80%) y su adecuado manejo (63%). Muchos de ellos también esperaban incrementos materiales en el cumplimiento de los reglamentos (47%), la auditoría en las operaciones (46%) y revisiones de los procesos financieros (44%).

Cuando se les preguntó ¿cómo podía cambiar el alcance de su oficina de auditoría?, el 80% respondió que estarían involucrados con el manejo corporativo, la prevención del fraude, la evaluación del manejo de la TI, el cumplimiento de los reglamentos y la gestión del riesgo. Se incluyeron también otras áreas, tales como: la responsabilidad social corporativa, la capacidad de recuperación ante desastres, aspectos de evidencia, el manejo del conocimiento, gestión del proyecto y marco estratégico.

Actualmente esta consideración es un gran desafío para quienes realizan la labor de auditoría debido a que son doblemente llamados para combatir estas prácticas. Los auditores tienen el deber ético y profesional de velar por el buen uso del patrimonio y los bienes privados y públicos y para ello tienen una herramienta fundamental: la Auditoría Forense. Por lo tanto, el auditor debe estar preparado y capacitado en la aplicación de pruebas y procedimientos de auditoría de manera tal que la tendencia sea la de detectar con mayor exactitud y oportunidad los fraudes que se cometen contra las organizaciones privadas y la administración pública.

Finalmente, si la organización cuenta con una auditoría interna, la convierte en un requisito indispensable para que permita promover la integridad, prevenir la corrupción y mejorar el desempeño. La oficina de auditoría interna contribuye activamente con el gobierno empresarial, la transparencia y la probidad de la institución siempre que se cumplan las condiciones de independencia y profesionalismo, el perfil profesional adecuado, entre otras.

——o—–

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s