Más de S/ 1,100 millones anuales en evasión por omisión de ventas

El incumplimiento tributario del IGV se estima en más de S/ 23 mil millones anuales bajo diversas modalidades de evasión, siendo una de ellas la omisión de ventas, que consiste básicamente en no declarar la totalidad del monto correspondiente a las operaciones de venta efectuadas en un periodo determinado, lo que origina además una mayor incumplimiento si consideramos que se deja de pagar a su vez el impuesto a la renta.

DSC_4941.jpg

La SUNAT estima que la evasión del IGV mediante la omisión de ventas supera anualmente los S/ 1,100 millones de los cuales S/ 519 millones corresponderían al sector comercio al por mayor y menor.

En el 2018 la Administración Tributaria espera concluir 1,018 auditorías a contribuyentes de este sector, detectando y sancionando incumplimientos tributarios por más de S/ 1,400 millones correspondientes a diferentes ejercicios fiscales, resultado similar al obtenido en el 2017; además se encuentran en proceso 1,500 auditorías adicionales.

En cuanto a las actividades del sector comercio, la SUNAT ha implementado nuevas acciones de control en la producción y distribución de azúcar, considerando el alto nivel de informalidad tributaria y laboral, así como en el rubro de restaurantes por ser uno de los de mayor evasión del IGV. Se detallará a continuación un caso detectado en cada una de estas actividades.

————-

TAMBIÉN PUEDES LEER

Segunda temporada generará US$ 800 millones en exportaciones pesqueras

Fregados!!! Muñoz heredaría deuda por más de S/ 1,700 millones en la Municipalidad

————-

Azúcar 

La principal modalidad de evasión detectada en la empresa intervenida es la omisión de ventas por un monto superior a los 2.3 millones de soles, en solo cinco meses objeto de fiscalización, así como el uso de terceras personas para recibir el dinero por estas ventas con la finalidad de evitar el seguimiento de sus operaciones.

El esquema de evasión detectado involucra a una productora de azúcar, con administración judicial, que le vende el azúcar a la empresa distribuidora, efectuando esta última la detracción por la respectiva venta; sin embargo, el monto de esta venta es canalizada a cuentas de terceras personas no vinculadas a la operación, es decir, el dinero no ingresa a las cuentas de la empresa productora.

Con la información proveniente de las declaraciones mensuales, aquella referida al sistema de detracciones y la de los libros electrónicos de los involucrados, la SUNAT programó una fiscalización por la probable omisión de ventas de la empresa distribuidora que corresponderían a 1,200 toneladas de azúcar.

En la auditoria, se verificó si la totalidad de los comprobantes de pago emitidos por la empresa distribuidora se encontraban en su Registro de Ventas Electrónico, observándose cerca de 9,000 comprobantes de pago que fueron registrados simulando que se trataban de documentos emitidos por las ventas realizadas pero que no deberían ser objeto de pago de impuestos; con ello se puso al descubierto el mal uso de ciertos códigos especiales del mencionado registro y que están reservados para otro tipo de operaciones.

La inconsistencia detectada que llega al 40% de sus operaciones se confirmó y se emitieron las resoluciones respectivas por los impuestos dejados de pagar, las cuales serán objeto de cobranza en tanto no se cumpla con el pago de la obligación tributaria.

Como parte de la fiscalización se trazó la ruta del dinero, descubriéndose, de acuerdo a la documentación proporcionada por la empresa distribuidora, la información del impuesto a las transacciones financieras y aquellas remitida a través de la red de convenios institucionales, a terceras personas, no vinculadas a la operación realizada, como receptoras del pago de la operación.

azucar.jpg

La labor de la SUNAT no culmina con el control a la empresa distribuidora de azúcar, sino que se está evaluando iniciar investigación a las personas naturales (posibles testaferros) que estarían involucradas en el traslado irregular del dinero, posiblemente, sin destino al proveedor del azúcar.

La tasa de detracción al traslado de azúcar es de 10% del monto de la operación realizada; se espera que al cierre del 2018 este sistema permita asegurar el pago de deuda tributaria cercana a los S/ 200 millones, además de permitir la identificación de un gran número de ventas omitidas en la comercialización de azúcar.

Pollerías

 

En este caso se verificó que una gran y conocida cadena de venta de pollos a la brasa de consumo masivo presentaba inconsistencias entre sus compras, ventas y stock de su principal insumo (pollos beneficiados), a partir de la información extraida de sus registros electrónicos.

En la auditoria realizada a esta empresa se comprobó la venta de la totalidad de sus compras adquiridas, habiendo omitido la emisión de cerca de 30 mil comprobantes de pago, principalmente boletas de ventas al ser sus clientes en su mayoria consumidores finales.

De esta manera se determinó en la fiscalización la evasión del pago de impuestos, a través de la modalidad de ventas omitidas. El monto de ingresos no declarados supera el S/ 1 millón, lo que refleja un incumplimiento tributario del 20%. El contribuyente reconoció el incumplimiento tributario y cumplió con pagar el impuesto omitido así como las multas por las infracciones cometidas.

——o—–

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s