¿Cómo reducir el desperdicio de alimentos?

Un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierde a nivel mundial, lo que equivale aproximadamente a 1,300 millones de toneladas por año. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el desperdicio de alimentos se refiere al descarte o uso alternativo (no alimentario) de alimentos, que son seguros y nutritivos para el consumo humano. La FAO estima que más de 1.5 mil millones de personas podrían alimentarse con esta cantidad de comida.

 “Son los minoristas o nosotros los consumidores quienes rechazamos estos alimentos por apariencia cuando son perfectamente aptos para el consumo humano”, comenta Paulo Yvan, Director Regional de Yara Pacífico Sur.

COSTA RICA 4

“En los países industrializados, el 40% de los alimentos se desecha a nivel del consumidor por apariencia del vegetal o la fruta. Mientras que en los países en desarrollo, el 40% de los alimentos se rechazan durante la cosecha, el almacenamiento o el transporte, porque no presenta el tamaño o la calidad exigida por el minorista o porque se pudren con facilidad”, indica.

En Perú esta problemática es recurrente, más aún en los campos de cultivos extensivos como la papa o el arroz. Los productores no cuentan con el equipo y herramientas agrícolas necesarias para la cosecha, ni un lugar apropiado para su almacenamiento, pero sobre todo, pocos tienen la costumbre de aplicar fertilizantes minerales o hacerlo en proporciones adecuadas. Según el último Censo Nacional Agropecuario, la agricultura peruana se caracteriza por una aplicación limitada de fertilizantes; es decir, del 43,9% de productores que los utilizan, solo el 25,3% de ellos expresa que los aplica de forma suficiente y de manera constante.

 “Existe una falta de conocimiento entre los agricultores sobre los beneficios de una nutrición balanceada para cada cultivo; esto contribuye definitivamente a que se rechacen los alimentos. La fertilización balanceada busca resolver las deficiencias de nutrientes, para aumentar los rendimientos y mejorar sustancialmente la calidad de los productos, dotándolos de mayor resistencia al tiempo, un tamaño uniforme o un color más vigoroso”, señala Margarita Gonzalez, Directora de Agronomía de Yara Latinoamérica.

La especialista de Yara brinda algunos ejemplos: la falta de potasio en las frutas hace que estas sean más pequeñas y tengan menos color y dulzura que lo normal; de esta manera, una parte de la producción no cumple con los estándares y es desechada.  En el caso de las manzanas, la falta de calcio produce una condición denominada “hoyo amargo”, causando manchas y marcas en la fruta. Debido a este aspecto, los consumidores no compran este tipo de alimentos.

 


CACAO DE HUÁNUCO QUEDÓ ENTRE LOS SIETE MEJORES DEL PAÍS

EL GAS DE CAMISEA AL FIN LLEGARÁ A CUSCO


 

Según las cifras de Yara, hasta el 20% de la producción de un agricultor promedio no logra alcanzar las especificaciones exigidas por el mercado debido a aspectos de calidad como el tamaño, la forma, el color, el dulzor o el contenido de nutrientes. Una correcta fertilización con los nutrientes que necesita cada cultivo permitiría productos con altos estándares de calidad y con una mayor vida útil, reduciendo aún más el riesgo de pérdida de alimentos.

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s