Manifiesto Grinch |Más engañados, no pudimos estar

Los octógonos llegaron para quedarse, y debo reconocer que, al respecto, soy una conversa dado que me han dejado en claro cómo varias marcas se dedicaron a etiquetar cómo les daba la gana y no cómo debía ser. Bajo en azúcar? ja! Productos saludables? jaja!
Con los octógonos no solo te percatas de lo evidente, como que las gaseosas hacen mal, sino que aparecen ante tus ojos todo un universo de productos que te esperaban hipócritamente sonrientes en las góndolas, mientras que nos engañaban descaradamente.
La caradura del año, se la llevan marcas cómo #Nestlé que han escapado al rótulo de octógono buscando colocarlo solo en las cajas y no en el producto. ¿Si lo que buscan es ayudarte como consumidor por qué michi no te dan toda la información completa?.. ah cierto, de hacerlo no comerías como loco, todo el “chocolate” que puedes (y te lo dice una adicta confesa al triángulo).
Al otro lado de la acera se encuentra empresas como #Pepsico que sí tuvo la decencia de hacerlo en los Tor-tees y las Papas Lay’s. Ellos no achicaron las bolsas y las metieron en cajas. No. Ellos apechugaron, mantuvieron sus tamaños, el tamaño de la información nutricional, colocandola con un tamaño legible y cumplen con la Ley peruana, la cual puede ser que no les guste pero que la cumplen.
Ser líder no solo es decirlo, sino fajarte y hacer lo que esta bien a pesar de que la marea te sea adversa. Ejemplos los hemos visto a escala mundial, con #Samsung (con la reposición de celulares tras el fiasco del #Galaxy explosivo) o los avisos de la industria automotriz (cuando un modelo sale con fallas).
Lo más decepcionante de estos dos días es la cantidad de productos light y sin azúcar que no lo eran y contenían cantidades importantes de dulce. ¿Errores de comunicación, marketing o publicidad? Quizás, pero en el caso de las marcas posicionadas a nivel internacional, estos errores más se parecen a una miopía selectiva, cuando se trata del mercado peruano.
Volvamos a las golosinas, dado que allí se concentraron los esfuerzos para no incluir los octógonos y son consumidos, usualmente, fuera de la caja de transporte o de venta al por mayor.
Otro ejemplo interesante, que rescatamos es el producto de Gustozzi. El brownie es hecho con chocolate #Princesa, producto del portafolio de #Nestlé, sin embargo sí incluye hasta dos octógonos del mal y contiene información nutricional a la espalda.
Es claro que la puesta en vigor de la norma no se dio de un momento a otro. Fue ampliamente discutida y por lo tanto las empresas han tenido el tiempo para adecuarse al nuevo contexto. ¿Cuantas decidieron no hacer nada, rogando que “algo” pase y evite los octógonos?
Esta “crisis” debería llevar a las marcas a repensar, que es lo que realmente debe ir en la etiqueta. ¿Le das más espacio al marketing y menos a la información nutricional? Sino hay espacio para todo lo que debe ir, quizás es momento de rediseñar los empaques más allá de poner una sonrisa marketera, tu logo y tu lema.

La presente es una columna de opinión firmada por su autora.

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s