BASF  estableció metas ambiciosas para sus plantas industriales en América del Sur. Una de estas metas establece una reducción de 25% del agua captada para cada tonelada de producto fabricado hasta 2025, teniendo como base de comparación el año 2016.

Sus resultados ya son consistentes, considerando que desde 2002 el consumo de agua por tonelada producida bajo 58,1%, mientras que la producción aumentó 49,8%.

Las metas de sostenibilidad de BASF también son ambiciosas a lo largo de toda su cadena de valor, incluyendo los clientes, que exigen cada vez más soluciones sostenibles para atender las exigencias de los mercados.

Este es el caso de la agricultura, segmento en que la eficiencia hídrica es uno de los principales pilares, y que los inversionistas en el desarrollo de nuevas tecnologías pueden generar un ahorro de hasta 80% en el uso de agua durante la cosecha.

 


TAMBIÉN PUEDES LEER :

Arbitraje ingresa a la cuarta revolución industrial

Creando una experiencia audiovisual sin fronteras


Por ejemplo, para los cultivos de arroz, BASF ofrece a los agricultores el Sistema de Producción Clearfield , que contribuye al proceso de control de plantas dañinas, particularmente, el arroz rojo, y reduce el volumen de agua utilizado durante la labranza. Los datos técnicos reunidos después de utilizar la tecnología apuntan que el ahorro de agua puede alcanzar hasta un 30%.

Con respecto a las frutas y hortalizas, BASF desarrolló dos cultivos que se destacan: la patilla redonda y un híbrido de cebolla. En la primera, la menor demanda hídrica puede proporcionar hasta 80% de reducción el uso de agua gracias a la conversión del sistema convencional de irrigación por aspersión para goteo. El híbrido de cebolla, a su vez, ofrece entre 60% y 70% de reducción de consumo de agua a través del mismo sistema por goteo, además de aumentar la productividad.

Para las ensambladoras de vehículos, el Ecoat CathoGuard reduce el consumo de agua en hasta un tanque de enjuague en la etapa de pintura automotriz. El Ecoat es la primera capa del sistema de pintura, aplicada en el vehículo con la finalidad de protegerlo contra la corrosión.

Además de economizar agua, la tecnología tiene características únicas que contribuyen a alcanzar una línea de producción más sostenible: es a basa de agua, no contiene metales pesados y garantiza protección con una reducción de hasta 20% en la capa de tinta.


La presente nota ha sido elaborada gracias a la información enviada mediante nota de prensa de la oficina de prensa de Basf  a través de su agencia Corpro.

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest.

Por Heidi Salas

Periodista. Escribo para Cuaderno Borrador y ExpresoTec. Me gustan los animales y la tecnología.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?