Tiempos de cambio: El mensaje de nuestros hijos

Por: Julio C. Navarro Falconí

Esta mañana le pregunté a mi hija qué mensaje le darías a los niños del país si tuvieras la oportunidad de hablar con ellos. Y luego de proyectar su mirada hacia arriba y pensar por unos segundos me dijo: les diría que ayuden a cuidar a sus papás, porque nosotros, a través de las redes sociales y el internet, estamos bien informados sobre el coronavirus y el riesgo que significa terminar contagiados; les pediría que hablen con sus padres y les expliquen la importancia de no salir de casa y de cumplir las recomendaciones porque parece que no lo tienen claro.

Luego me miró con suspicacia y dijo: ¿me entiendes no? Y salió de mi habitación regalándome una linda sonrisa.

El Perú es un país de 33 millones de habitantes donde más de 10 millones son niños y niñas menores de 18 años, lo que representa el 31 % de nuestra población; niños y niñas que a su vez se agrupan en 10 % entre 0 y 5 años, 11 % entre 6 y 11 años, y 10 % entre 12 y 17 años. Y de este total, 51 % son varones y 49 % son mujeres.

Según la Encuesta Nacional de Hogares, el 91 % de los niños de 6 a 11 años acuden a la educación primaria y el 84 % de niños entre 12 y 17 años a la educación secundaria, lo que significa que cerca de 800 mil no tienen acceso a la educación básica regular.

Por otro lado, según un reporte de la Unicef de mediados del año pasado, uno de cada diez niños muere al nacer, y 12 de cada 100 niñas adolescentes resultan embarazadas precozmente; y de los niños y niñas entre 9 y 17 años, al preguntarles si en algún momento han sido víctimas de algún tipo de violencia en el lugar donde viven o en la escuela, más del 73 % dicen que sí.

Otro dato preocupante que revela este reporte de Unicef tiene que ver con el trabajo infantil, me refiero a niños y niñas entre 5 y 17 años, donde el 13 % de los que viven en zonas urbanas trabajan, mientras que el 60 % de los que viven en zonas rurales también trabajan, es decir, uno de cada cuatro niños en el Perú tiene que trabajar para ayudar a la economía de su hogar.

Estos datos que comparto con ustedes en el día del niño obviamente corresponden a investigaciones realizadas antes de la pandemia. Ante una crisis como la que enfrentamos hoy estas cifras no van a mejorar, por el contrario, la brecha de acceso a la educación será mayor; los niños y niñas de nuestro país serán las siguientes víctimas de esta pandemia, hoy están encerrados en nuestras casas por protección, no van a la escuela, y sólo los que tienen acceso a una computadora con internet pueden seguir aprendiendo las materias de un sistema educativo que, a todas luces, vemos que no cumple sus propósitos.

Por otro lado, esta pandemia está golpeando económicamente a la mayoría de familias peruanas, el desempleo se incrementa, y la falta de acceso a una adecuada atención de salud está empobreciendo y endeudando a más peruanos.

Nuestros hijos son testigos silenciosos de la crisis familiar que padecemos, incluso en muchos casos pierden, de la noche a la mañana, a quienes tienen el deber de darles protección, alimento y educación.

Seguramente ustedes también reciben mensajes en el celular anunciando la muerte de algún amigo o familiar, y de inmediato sentimos un dolor en el pecho al saber que deja en la orfandad a sus hijos con un futuro incierto.


3 mitos sobre la tecnología NFC

El rol de la mujer en las empresas de tecnología

Disrupción de las Fintech en la nueva era de increíble inteligencia


Por eso, el mensaje de mi hija tiene gran relevancia. Ahora más que nunca tenemos que cuidarnos, tenemos que resistir como dice la canción, y hacer nuestro mayor esfuerzo para quedarnos en casa, para no salir, para no exponernos a esta enfermedad invisible que se apodera de nuestro aliento, que nos asfixia, no sólo impidiendo la respiración, sino, agudizando la pobreza y precariedad de una sociedad que no ha sido capaz de prepararnos y organizarnos para vencer con inteligencia y responsabilidad una desgracia como está.

Pronto nuestros hijos, los niños y niñas de hoy, tendrán que sumarse a la dura tarea de recuperación y reconstrucción de un país que está siendo devastado por un virus hoy, y por la anomia de cultura, valores y educación desde hace tiempo.

Nuestros hijos no son ajenos a esta realidad, ellos son conscientes de los problemas que enfrentamos y necesitan ser tomados en cuenta para sumarse a esta tarea de resistir y cuidarnos hoy y recuperar el país mañana.

Esto es tiempos de cambio, por favor compártelo.


Julio C. Navarro Falconí . Periodista y Docente universitario

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s