Al cierre del primer semestre del 2020 (1S20), el EBITDA ascendió a US$125.0 millones, menor en 17% respecto del mismo periodo del 2019 (US$151.0 millones). El resultado neto al 30 de junio fue de US$50.5 millones, menor en 23% respecto al 2019 (US$65.7 millones). Sin incluir los eventos no recurrentes del primer semestre del 2019 (ventas de activos y suministros), la reducción en el EBITDA hubiera sido 14% y en resultado neto 19%.

Cabe resaltar que el margen EBITDA en el 1S20 fue de 53%; es decir, menor en 3% con respecto al mismo periodo del 2019 (56%). Sin incluir los eventos no recurrentes del primer semestre del 2019, la diferencia hubiera sido de 1%. Esto demuestra que se mantiene una sólida relación entre gastos e ingresos.

En el segundo trimestre del 2020, el EBITDA ascendió a US$ 51.7 millones, representando una reducción del 26% respecto del mismo periodo del 2019 (US$ 70.0 millones). En el trimestre, el resultado neto ascendió a US$ 19.0 millones, representando una reducción del 36% respecto del mismo periodo del 2019 (US$29.6 millones).


 

¿Cuál es el futuro laboral de las personas de tercera edad_ (3)

INGRESA AQUÍ PARA LEER LA NOTA


 

Estos resultados se explican por una disminución de la demanda por efecto del Covid-19 y la paralización de gran parte de la economía (minería, industrias, retail, etc.) debido al Estado de Emergencia Nacional y el aislamiento social obligatorio desde el 16 de marzo hasta el 31 de agosto (según la última prórroga) y hasta el 30 de junio, respectivamente. La demanda en el SEIN disminuyó en promedio un 30% en abril y empezó a recuperarse paulatinamente a partir de la tercera semana de mayo.

Al 30 de junio del 2020, la producción acumulada de energía de ENGIE Energía Perú ascendió a 2,604 GWh, una disminución de 7.4% respecto al mismo periodo en 2019, debido a la menor generación de la Central Termoeléctrica Chilca Dos y la Central Hidroeléctrica Quitaracsa por menor hidrología.

En el contexto de emergencia sanitaria y estado de emergencia, la compañía mantiene el personal mínimo en sus operaciones -y el resto en trabajo remoto- para garantizar la salud de sus trabajadores y al mismo tiempo el suministro eléctrico que requiere el país.

Asimismo, continúa desplegando distintos esfuerzos solidarios para atender a instituciones de salud, cuerpo médico, comunidades y distintas organizaciones. Desde el inicio de la pandemia ha entregado más de 22 toneladas de víveres y cerca de 60,000 equipos de protección personal y limpieza a las instituciones que están en la primera línea de la emergencia y familias en situación vulnerable. 

En un esfuerzo conjunto y con el aporte voluntario de su personal, se donó 200,000 soles a Banco de Alimentos Perú para la atención urgente de grupos vulnerables. De la mano de las universidades Católica del Perú (PUCP) y ESAN, se contribuyó con 5 ventiladores mecánicos para el Ministerio de Salud y la producción de 3,000 caretas de protección facial para el cuerpo médico de Essalud, respectivamente.

De otro lado, anunciamos que por tercer año consecutivo, Engie Energía Perú ha sido reconocida por la Bolsa de Valores de Lima y se mantiene en el índice de Buen Gobierno Corporativo (IBGC), el mismo que reconoce a las empresas peruanas con mejores prácticas de gobierno corporativo, transparencia, equidad, integridad de información y responsabilidad social.


La presente nota ha sido elaborada gracias a la información enviada mediante nota de prensa de la oficina de prensa de Engie Energía Perú a través de su agencia burson cohn & wolfe.

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagram y Tumblr.

Por Redacción CB

Los invitados, los columnistas, todos ellos aquí

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?