Conversé con Clorox, el papá de Poett, y esto me dijo (maldita pseudomonas)

Hace unos días pude conversar con David Kellis, Director Global de Comunicaciones Corporativas de Clorox, puesto que había sido informado sobre las preguntas que tenía respecto del proceso que Poett estaba realizando, el cual implicaba recoger los envases del producto envasado antes del 30 de junio.

Recordemos que dicho procedimiento lo está realizando la empresa dueña del antibacterial, dado que se habían percatado que algunos lotes se hallaban contaminados por pseudomonas.

Las dudas que existían, aún existen y que muchos tienen

La contaminación, tal como mencionó Rodrigo Alvarado, Gerente General de Poett Perú -vía un video colgado en redes sociales- ha implicado un cambio de tuberías en la fábrica. Cabe indicar, que el Perú consumía el Poett producido localmente.

La conversación con Kellis empezó con las disculpas por los problemas generados en la compra de Poett y explicó el proceso que han venido realizando para evitar que los consumidores se vean contaminados.

Mis dudas eran claras, y ya las había adelantado a la empresa que ve las comunicaciones en el Perú. Si no has leído mis anteriores post, te las resumo en tres líneas:

1. ¿Cuáles son los lotes contaminados?

2. ¿Qué pasará con las personas contaminadas?

3.  ¿Cómo puedo saber si estoy contaminada y si esto se duerme en mi sistema para luego aparecer?

La respuesta que recibí de Kellis fue la siguiente:

1. Sobre lo primero indicó que, en el caso de contaminación por bacterias, este procedimiento de considerar todo el producto es lo que corresponde hacer para cuidar a los consumidores. Según indicó es más caro para la empresa que sólo fijarse en los lotes, pero es lo correcto.

2. Añadió que hay un equipo haciendo seguimiento a las personas que han presentado algún problema médico. Me adelantó, que en caso se hayan dado costos médicos asociados la empresa procederá, en los casos que corresponda, a devolver el dinero.

3. Kellis no es un doctor, y por lo tanto prefería no ahondar en dicha información.

Sinceramente, prefiero una conversación franca que una amañada. Por lo tanto, mi comunicación con Kellis tuvo las siguientes respuestas de mi parte:

1. Se vulnera mi derecho de consumidor al no obtener la información completa. Yo tengo el derecho de saber si el producto que tengo bajo el fregadero de mi casa está contaminado o no. A ello me indicó que la empresa prefiere pecar en exceso y asumir que todo está contaminado, tratarlo como tal y eliminarlo de dicha manera. Subrayando además que es lo que corresponde hacer en casos de contaminación por bacteria.

Aquí quisiera saber ¿cuáles han sido las autoridades peruanas que han autorizado que no se dé el lote?

2. Le comenté que evaluando el costo beneficio de esta situación, si tengo un problema debo tener claro los síntomas de alerta. Meterse a una sala de emergencias, ir a un servicio médico o solicitar una ambulancia ante una sospecha disparatada, podría traer más problemas qué soluciones, sobre todo en medio del Estado de Emergencia que vive el Perú por el COVID-19.

El sistema privado y público de salud peruano está colapsado

3.Agradecí que no me contara cuentos y sea sincero. Pero nuevamente insistía, qué problemas podría tener y cómo podría darme cuenta si estoy contaminada.

Kellis, con una paciencia que hay que alabar, y ante mi insistencia me manifestó lo siguiente:

1. Los principales problemas que se pueden generar son los cutáneos.

2. Los grandes problemas se podrían generar si por mala suerte tienes una herida abierta, y justo usaste Poett. Es decir, el riesgo se da si hay contacto directo y continuo de la herida abierta con el líquido.

3. Obviamente las personas con problemas de salud graves deben tomar en cuenta este hecho.

4. Ellos se percataron de la contaminación, cuando un proveedor observó un color extraño en un frasco. Al acercarse, encontró unos pequeños filamentos extraños. Este dato, me pareció interesante y corrí a ver mi frasco y no observé nada similar, por lo que pude respirar un poco más tranquila. Pero al escribir esta nota me vino la duda (¿la bacterias se ven a simple vista? ¡Maldita pseudomona!)

Con este comentario final culminamos la reunión virtual. El caso Poett aún sigue abierto, puesto que la campaña de recojo de los frascos está en pleno desempeño, sin embargo, como consumidora me queda un sabor más que amargo no saber si estoy contaminada y no contar con el número de lote.

¿Es cierto lo que indicó Kellis? Ciertamente, él no es doctor (y sus declaraciones se basan, según me indicó, en reportes y consultas que la empresa ha hecho a epidemiólogos, tanto a nivel internacional como local, y yo no tengo un laboratorio para saber qué tiene el frasco que está en mi casa), pero hay cosas que han cambiado para bien en este ínterin.

1.La información del recambio es más intensa. Lo escucho en la radio y la veo en You Tube. Suena tan alto como si me vendieran Poett y eso está bien. Antes era un murmullo quedo.

Aviso que Clorox ha pagado para que salga en la prensa peruana. Obviamente lo cuelgo aquí sin cobrar un cobre (notificación para los mal pensados y la SUNAT)

2. Los medios han cubierto el tema, dentro de su parrilla.

3. Las personas que llaman para hacer el intercambio son mucho más amables, informadas y empáticas. Dan horizontes de tiempo y piden datos, sin embargo no dan soluciones, pero bueno son un call center, hay que ser realistas a quien solicitamos qué y ellos no tienen la culpa de nada, solo hacen su trabajo. Sobre la cordialidad, personalmente, antes de la última llamada casi me peleo con dos personas que llamaron, por que una me mintió descaradamente y la otra se había levantado peleada con el mundo olvidándose que la afectada soy yo.

4. Indecopi sigue investigando el tema. Hay una multa aplicada a Poett por la falta de información al consumidor, que se dio en primera instancia. Sería bueno saber si mi derecho es vulnerado cuando no me dan el número de lote contaminado y quién ha autorizado que no se de el número de lote.

Proceso sancionador contra Clorox, dueño de la marca Poett

Cierro este post algo más tranquila de lo que estaba en Julio. Creo que la empresa ha comprendido que no nos hace un favor retirando los frascos, sino que ha entendido que es su deber. Claramente si algo similar hubiera pasado en Estados Unidos o Europa, se hablarían de demandas millonarias, aquí en el Perú, los procesos son otros, pero los consumidores exigimos el mismo nivel de respeto.

Esto significa un mea culpa real, con información concisa, tiempos de ejecución, data más pública y hacerse cargo de TODOS los problemas generados.

Si decidiste inscribirte en el proceso de cambio de frascos, cuéntame que tal te va. Por favor que no te entre un ataque de rabia, y lances el Poett por el caño. NO! Escucha al doctor del primer video, dice claramente que si se lanza por el desagüe la maldita pseudomona se puede quedar a vivir a tu casa PARA SIEMPRE. No lo hagas, guardalo en un lugar seguro.

4 comentarios en “Conversé con Clorox, el papá de Poett, y esto me dijo (maldita pseudomonas)

  1. Hola, el producto que adquirí, bueno el que tenia un poco del producto porque en total había adquirido 4 botellas de 900 mL aroma Lavanda en dos compras, recién la han recogido el día 3 de Septiembre, si tomo en cuenta que he sido afectada en la salud por el uso de Poett, es mucho el tiempo que han demorado para recogerlo.
    Tengo fotos del producto en el que se puede notar algo filamentoso y blanquecino dentro.
    Me tuve que arriesgar e ir a un hospital y luego a una clínica y no he hallado mejoría. Desde que tuve comunicación con ellos les pedí un medico especialista y nada, cero empatía con los consumidores.
    Todo lo que he pasado y sigo pasando por causa del Poett es terrible.
    Espero en Dios todo se solucione pronto, ya estoy cansada de estar así.

    Me gusta

      1. Hola, otra no he más desvelada, mi vida dió un giro de 360 desde que use el POETT, me pusieron en contacto con una doctora del Reino Unido, que no habla mi idioma(pusieron una intérprete) para esto ya tenía seis semanas padeciendo con la piel inflamada, comezón, dolor, ardor, insomnio… Esta doctora solo me preguntó cosas, pues ni siquiera vio mi piel por videollamada y yo aún sigo sufriendo las consecuencias de haber usado el producto. Quiero mi piel como estaba antes.
        Gracias por leerme, bendiciones.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s