Por Fletcher Keister, vicepresidente ejecutivo de Lumen

La mayoría de los tomadores de decisiones de TI a nivel global, encuestados* por Quadrant Strategies en junio de 2020, dice que la Cuarta Revolución Industrial tendrá un impacto sustancial tanto en la sociedad como en el futuro de los negocios, y el 90% considera que la capacidad de un negocio de adquirir, analizar y actuar rápidamente sobre los datos será un factor clave para determinar si serán un líder de tecnología en el futuro.

Muchos ven a la Cuarta Revolución Industrial centrada en la tecnología, pero como tomador principal de las decisiones de TI, pienso en cómo nos organizamos en torno del trabajo más efectivamente: cómo transformamos el conjunto de habilidades y flujos de trabajo para entregar experiencias más efectivamente, tanto para los colaboradores como para los clientes.  En Lumen, mi mayor preocupación pasa por ayudar a los clientes a transformar el modo de gerenciar sus aplicaciones e infraestructura, garantizando que nuestras capacidades de redes corporativas puedan entregar una experiencia que otros en nuestro espacio no son capaces de brindar.  

Una plataforma para crear valor para el negocio

Los tomadores de decisiones de TI están interesados en proveer aplicaciones que sean exitosas y datos que las personas puedan adquirir, analizar y actuar sin tener que preocuparse por lo que está en forma subyacente.  Tiene que ver más con el modo como nuestros clientes usan nuestra red para brindar las capacidades que necesitan para administrar su negocio: la forma en que brindamos las capacidades de red de uso más fácil. Además de eso, se trata de cómo los clientes crean un valor de negocio único en nuestra red. Estamos construyendo una plataforma, y presentándosela a nuestros clientes de modo que puedan edificar sus empresas sobre esta plataforma, sin tener que preocuparse por la infraestructura.  Nuestros clientes pueden focalizarse en lo que desean hacer: proveer mejores experiencias a sus clientes. 

Como tomador de decisiones de TI, puedo quedarme atascado en capas de infraestructura que tengo que gerenciar.  Si me pudieran quitar esa carga de encima, de modo que lo único que tenga que hacer sea enchufar y conectar, eso me ahorraría una gran cantidad de dinero, energía y tiempo para focalizarme en las cosas que realmente generan valor para el negocio: las experiencias que les brindamos a los clientes. 

Históricamente, al adquirir servicios de telecomunicaciones, los responsables de la toma de decisiones de TI tenían que preocuparse por el tiempo que necesitaban para planificar algo, diseñarlo, pedirlo y recibirlo. Podían ser muchos meses.  Estamos desarrollando una plataforma que completaremos y provisionaremos con flujo automatizado continuo—con la red en su interior —en minutos, en lugar de meses.

La Plataforma Lumen eliminará gran parte de la incertidumbre y complejidad del proceso. Eliminará una gran cantidad de tiempo de gestión desperdiciado, para ayudar a garantizar que las cosas sucedan de manera coordinada. Fomentará la creatividad de los clientes y la innovación de aplicaciones para diferenciarse de forma única en sus mercados. Eso es lo que queremos trasmitir cuando decimos «fácil de consumir» y «experiencias diferenciadas».


3 mitos sobre la tecnología NFC

El rol de la mujer en las empresas de tecnología

Disrupción de las Fintech en la nueva era de increíble inteligencia


Orquestación agnóstica

A menudo, los proveedores me dicen: “¿Por qué simplemente no pasan todo a la nube?. Mejoraría todo.” En realidad, eso no es cierto, y la encuesta de junio de 2020 de Quadrant Strategies* apoya esta afirmación: cuatro de cada cinco tomadores de decisiones de TI a nivel global dicen que un modelo de nube centralizada no puede dar soporte a sus demandas de cargas de trabajo.

Algunas cosas son fáciles de subir a la nube, mientras que otras no lo son tanto.  De modo que está la “nube híbrida”—para determinar qué cosas poner en una nube pública y cuáles otras mantener en un entorno tipo nube, en las instalaciones. Pero también en estos días se debate mucho sobre el borde: cómo las aplicaciones cercanas funcionan mejor, con acceso de menor latencia a datos e información.

Es posible que las aplicaciones distribuidas deban operar en la nube, en el borde del mercado y en las instalaciones. Otras aplicaciones probablemente tengan que desplazarse entre dichos dominios a medida que cambian los requerimientos de negocios.  El desafío está en orquestar aplicaciones a lo largo de dichos dominios manteniendo al mismo tiempo todo asegurado y a resguardo. 

Puede acudir a un proveedor de hipervisores y ellos pueden orquestar todo en su mundo específico de hipervisor. Los proveedores de servicio de nube pueden hacer lo mismo dentro de sus entornos de nube. Pero ninguno de ellos tiene el incentivo de permitir realmente a los clientes de empresas orquestar de manera agnóstica en múltiples dominios.

Nueve de 10 líderes con cargos directivas a nivel global comentan que la infraestructura es esencial para conectarse a una red distribuida en la nube, según la encuesta de Quadrant Strategies*. La Plataforma Lumen lleva la red de fibra debajo de la nube, el borde y las instalaciones, y nosotros les brindamos a nuestros clientes las herramientas para orquestar de manera agnóstica en cualquier plataforma de nube, de borde y en los data centers en las instalaciones que elijan utilizar. 

Nueva dinámica y experiencias online.

Con el Covid-19 estamos viendo qué cosas pueden transformarse en cambios permanentes.  Según la encuesta de Quadrant Strategies*, dos de cada tres tomadores de decisiones de TI a nivel global consideran que los cambios en las operaciones de negocio, generados por la pandemia de COVID-19, permanecerán, representando un cambio a largo plazo en la estrategia de negocio, y el 83 por ciento dice que trabajar remotamente se transformará en la “nueva normalidad” a raíz del COVID-19.

Los conceptos sobre el trabajo virtual y el trabajo en la oficina están cambiando. Pero la gente añora el contacto con otras personas.  Así que a medida que las cosas se vayan solucionando, creo que nos transformaremos en un mundo híbrido.  La oficina pasará a ser un espacio de colaboración al que las personas acudirán para trabajar, celebrar y compartir momentos especiales en conjunto.  Luego la gente podrá retirarse y trabajar remotamente.  Esto tiene grandes implicancias para las soluciones de redes de las empresas.  Debemos brindar asistencia de forma ininterrumpida y segura a las personas que dependen de las conexiones de banda ancha del sector consumidores para acceder a la red, de la misma forma que las brindamos cuando están vinculadas a la sucursal o a la oficina central de una empresa.

En segundo lugar, en un mundo que ya se ha volcado fuertemente a lo digital, la tendencia irá en aumento.  Piensen en la salud, por ejemplo. Debido al Covid-9, la adopción de la telemedicina creció desmedidamente.  De repente, muchas citas comenzaron a manejarse en forma remota.  ¿Por qué deberíamos volver a trabajar 100 por ciento desde la oficina? La predisposición de la gente para participar de experiencias digitales está aumentando rápidamente.  Eso hace que nuestra capacidad de proveer dichas experiencias cobre una relevancia mayor aún.


La presente es una columna de opinión.

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest.

Por Redacción CB

Los invitados, los columnistas, todos ellos aquí

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?