Por: José Luis Patiño Vera

Mientras los hinchas de la selección peruana de fútbol disfrutaban del arranque de las clasificatorias rumbo a Qatar 2022, el Congreso de la República jugaba su propio partido. En el primer caso, el resultado encendió nuevamente la esperanza de estar en un Mundial. En el segundo, una vez más sentimos el profundo dolor, indignación y desazón por el horroroso autogol que nos coloca al borde de la eliminación del pelotón de países emergentes que busca darle lo mejor en educación a sus nuevas generaciones.


¿Cómo explicarles a nuestros hijos que el Congreso obliga por ley a que tengan un profesor jalado en los exámenes de selección? ¿Qué mensaje les dan los padrastros de la patria? ¿Acaso, les están dando una clase magistral de “Pepe, el vivo”, cuyo personaje pendenciero se burla del esfuerzo de los demás porque sabe que tiene un padrino que lo premiará al final? ¿Qué tipo de valores engendra esta mayoría legislativa, que supuestamente constituye la “representación nacional”? ¿Realmente queremos los peruanos que a nuestras hijas o hijos les enseñe un personaje no calificado para el ejercicio de una de las profesiones más nobles y trascendentes en sus vidas?


¿Y qué tienen que decir los “lideres” de esos partidos que conforman este Congreso? ¿Insistirán con la verborrea de plazuela en la que afirman -sin sangre en la cara- que la educación es lo prioritario en sus propuestas de planes de gobierno? ¿Prioritario es destruir la reforma de la educación? ¿Prioritario es canjear votos por leyes que dinamitan la meritocracia? ¿Por qué esos dueños de partidos y a la vez de universidades, que anotaron el autogol a la educación peruana, no contratan a esos docentes “premiados” que ni siquiera se presentaron al examen o fueron descalificados?


3 mitos sobre la tecnología NFC

El rol de la mujer en las empresas de tecnología

Disrupción de las Fintech en la nueva era de increíble inteligencia



Ya basta de usar el poder que le confiere la Constitución a los legisladores para que sigan destruyendo lo poco de lo avanzado en materia educativa. Primero, fue la consigna de destruir la Sunedu para seguir convirtiendo la educación superior en vulgares negociados, engañando a millones de jóvenes y traficando con títulos a nombre de la nación, en cómodas cuotas mensuales. Ahora, se ensañan con nuestros escolares.


¿Qué sigue? ¿Reponer a directores de colegios que tampoco pasaron las pruebas? ¿Nombrar a médicos y enfermeras sin título, o descalificados? Si los peruanos estamos tratando de salir de esta crisis sanitaria y económica, a punta de esfuerzo y muchos sacrificios, ¿por qué el Congreso no libra una ardorosa batalla de propuestas e ideas para continuar reformando la educación y la salud, en vez de estar convirtiendo el Parlamento en su maquinaria partidaria, que busca desesperadamente aprobar leyes populistas con la finalidad de mantener cotas de suculento poder, a costa de mandar al despeñadero el futuro del país?


 José Luis Patiño. Periodista y analista económico y financiero, con más de 25 años de ejercicio profesional en diversos medios periodísticos (prensa, radio y TV), como Diario EXPRESO, RPP Noticias, Canal 7. Ganador de 4 premios nacionales de periodismo por sus investigaciones especializadas.

La presente es una columna de opinión publicada originalmente en el diario Expreso, reproducida en Cuaderno Borrador, con autorización de su autor.

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest.

Por Redacción CB

Los invitados, los columnistas, todos ellos aquí

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?