Cómo una empresa familiar puede crecer en una segunda generación? Conversamos con Yoselyn Licas de El Punto del Dulce. Ella vive en Ayacucho y tiene 28 años. Inicialmente, el negocio era de su madre pero ella se sumó en el 2016 para reinventarlo e incorporar una nueva línea de producto.

El mayor reto que afrontó como emprendedora fue el cierre del mercado en el cual vendían como consecuencia de la Covid-19. Afortunadamente, pudieron salir adelante y actualmente, abastece de productos a un mercado y tiene su propio local.

¿Cómo sobrevivió su negocio? Durante la entrevista ella nos dio las lecciones de negocio de 2da generación, vitales para seguir creciendo.

El Punto del Dulce, se ubica en el distrito de Carmen Alto en Ayacucho, ofrece panes, pasteles y postres nutritivos. Uno de sus principales atractivos son los postres nutritivos, como el budín de sangrecita, creados con el fin de combatir la anemia.


¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest.

Por Cristina Luna

Aprendí hablar en fácil la economía. Me encanta ver como las noticias pueden ser aprovechadas en la vida real.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?