Este es un interesante caso. El gran supervisor de la actividad laboral es SUNAFIL, y como tal no solo debería estar presto a dar una buena imagen de cumplir la ley sino ir más allá. Es así que llama la atención el proceso que el Sindicato Unico de Inspectores de Trabajo de SUNAFIL viene llevando contra la institución y es que tras retirar a 100 inspectores que ingresaron a la institución por concurso público, se vuelve a llamar a concurso para las mismas plazas. Entonces la pregunta cae de madura ¿ por qué retirar a las primeras 100 personas?

Recordemos que la labor de SUNAFIL ha sido duramente criticada durante el conflicto agroexportador que se registró a finales del año pasado, en dónde se presentaron una serie de casos de abuso laboral que la institución o había multado sutilmente o simplemente nunca había aparecido por falta de inspectores.

Pero volvamos al caso que hoy recogemos. El 09 de enero el sindicato logró impugnar el Concurso Público de Méritos N° 001-2020-SUNAFIL que llevaba a cabo SERVIR, puesto que ellos consideraban que no se respetaban los derechos laborales adquiridos (entre estos la estabilidad laboral) de la centena de inspectores auxiliares que fueron separados. Ellos habían ingresado a una plaza con contrato a plazo indeterminado los cuales son completamente válidos dado que ninguna autoridad judicial ha resuelto su nulidad o invalidez.

Ellos además vienen realizando un proceso constitucional de amparo en trámite admitido por el 11° Juzgado Constitucional Sub Especialidad en Temas Tributarios – Lima referida a la inejecución de las resoluciones emitidas por SERVIR. El tema escaló a niveles internacionales como la OIT (Organización Internacional del Trabajo) pidió explicaciones al gobierno peruano.

Pero volvamos al proceso judicial. Un día antes, la Defensoría del Pueblo desplegó actuaciones defensoriales ante el Poder Judicial, para solicitar celeridad en el trámite de las medidas cautelares que han interpuesto los 100 inspectores auxiliares ganadores del Concurso de Méritos 001-2020-Sunafil, los cuales en su condición de terceros de buena fe han acudido a la vía judicial para luchar contra las Resoluciones del Servir.

Diez días después se vio algo de luz en el túnel, mediante Resolución Número Uno del Expediente Cautelar 03038-2020 del 11 vo. Juzgado Constitucional de Lima, se ha dispuesto conceder la medida cautelar y por ende suspender provisionalmente las resoluciones del SERVIR respecto de la nulidad del concurso público de méritos en entre dicho, así también ha resuelto que se suspenda provisionalmente la segunda convocatoria a concurso público de méritos.

La controversia judicial sigue.


¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagram y LinkedIn.

Por Cristina Luna

Aprendí hablar en fácil la economía. Me encanta ver como las noticias pueden ser aprovechadas en la vida real.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?