Por: Julio C. Navarro Falconí (1)

Ayer por la tarde salí de casa caminando hacia una farmacia, las cuatro cuadras que recorrí fueron suficientes para convencerme del titular de esta columna.

En ese corto trayecto encontré tres fiestas en algunas casas de mi barrio en el Callao, música a todo volumen, ventanas abiertas con parejas jóvenes tomando, fumando, riéndose y disfrutando a viva voz de lo que podría ser la antesala de un fatal desenlace en los próximos días.

La noche del viernes otros vecinos, jóvenes también incluso con un recién nacido en brazos, celebraban con música, risas y tragos en un pequeño departamento hasta la madrugada del sábado.

Y al despertar hoy domingo escuché aquellas cumbias que suelen acompañar a los que se amanecen y a los que despiertan con su resaca para buscar un ceviche picante que ayude a mitigar la sed y el dolor de cabeza.

Así está el país, la gente continúa celebrando los viernes y sábados como siempre ha sido en nuestras temporadas de verano, me imagino las playas este fin de semana, con la gente, sus cervezas y sus platos bien servidos a la hora de comer, y por supuesto, sin mascarillas, sin distanciamiento social y sin siquiera pensar en la creciente ola de contagios por la Covid-19.

Y este lunes nuevamente saldremos a trabajar, el transporte público seguirá siendo otra pista de combate donde casi es imposible atravesarlo sin correr el riesgo de toparse con el virus que cada vez ingresa con mayor facilidad a los cuerpos de jóvenes y adolescentes.

El reporte del Ministerio de Salud da cuenta de 153 muertos el jueves y 181 el viernes por Covid, sin embargo, todos sabemos que este reporte oficial está por debajo de la realidad, según el SINADEF, el número de muertos por día ya superó los 700 fallecidos por todas las causas, es decir, el doble de la media registrada el 2019.

A esto tenemos que sumarle la alerta de que ya no hay camas UCI disponibles, también la gran desinformación que circula en los medios tradicionales y virtuales sobre el supuesto uso preventivo de la Ivermectina , y por supuesto, la campaña política que demuestra una vez más que la pugna por el poder está por encima de la salud de las personas.

Estimados amigos, sobre todo los más jóvenes, los que se pegan al Tik Tok, los seguidores de youtubers, entiendan de una vez por todas que hoy nos toca a nosotros ser responsables; mientras el gobierno evalúa mirando una balanza si la salud o la economía debe prevalecer, somos nosotros los que debemos actuar.

A todos nos queda claro que la única manera de no contagiarnos es quedándonos en casa, es evitando tener contacto con personas que no viven con nosotros, así sean nuestros padres o familiares, por ahora, de lejos con ellos, sin contacto físico, sin besos, ni abrazos, ni tragos, ni juergas.

Febrero y marzo serán los meses más dolorosos de nuestra historia, yo al igual que ustedes recibimos a diario noticias de amigos, familiares y compañeros de trabajo contagiados, el Facebook se está convirtiendo en un obituario, no podemos ser tan ciegos e indiferentes y no hacer nada.

Si hoy no vas a misa, si hoy no vas a la playa, si hoy no te vas de juerga, si hoy no sales a un centro comercial, si hoy no visitas a tus patas, en unos meses podrás hacerlo.

De lo contrario, corres el riesgo de ser uno más para las estadísticas de muerte que hacen del Perú uno de los países de mayor mortandad frente a la Covid-19.

Finalmente, te digo que mientras mirabas este video ya han muerto 2 personas en el país, uno por Covid y otro por otras causas. Por eso, quédate en casa.

Esto es tiempos de cambio, compártelo.


Julio C. Navarro Falconí . Periodista y Docente universitario

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest.

Por Redacción CB

Los invitados, los columnistas, todos ellos aquí

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?