Previo al COVID-19, el Perú ya había retrocedido cinco posiciones en el ranking WEF de competitividad entre 2017 y 2019. “En 2019, seguíamos a ‘mitad de tabla’. La baja competitividad del Perú se encontraría asociada a un menor bienestar para sus ciudadanos. El COVID-19 visibilizó y agudizó las debilidades”, indicó Fernando Zavala, Presidente del Consejo Privado de la Competitividad (CPC) en su presentación en el CADEx: Perú Compite 2021: Impulsar la competitividad para lograr mejores oportunidades para todos”.

El Ministro de Economía y Finanzas, Waldo Mendoza, quien también expuso en el evento, resaltó que desde el MEF se viene poniendo énfasis en los cuellos de botella que traban los avances del Estado y en generar un entorno favorable para la inversión privada moderna que trae formalidad. El evento contó con la conducción de Elena Conterno, Presidenta de IPAE Asociación Empresarial.

En su presentación, Zavala dio un panorama sobre el estado de muchos servicios en el Perú en esta coyuntura. Por ejemplo, el sistema de salud peruano estaba en una precaria situación para enfrentar el COVID-19: a marzo de 2020 había 13 médicos por cada 10 mil habitantes, 0.3 camas UCI por cada 100 mil habitantes y 0.1 camas hospitalarias por cada mil habitantes. 

En paralelo, indicó que muchas de las iniciativas del Congreso, que cuentan con escasa evidencia, configuran riesgos latentes que afectan el crecimiento y competitividad como las normas del retiro de aportes de la ONP, eliminar el régimen CAS o la nueva ley de promoción agraria. Todo esto, sumado a la pandemia, habría generado una caída promedio de 12,0% en el PBI y un retroceso de 10 años en la lucha contra la pobreza.

Para revertir estos indicadores, desde el Consejo Privado de Competitividad, Zavala presentó Perú Compite 2021, el tercer informe de competitividad de la institución, que ha puesto énfasis en la reactivación económica y en la mejora en la provisión de servicios públicos; el Informe está compuesto de 9 factores con más de 100 propuestas (2019-2021). 

Según el estudio, los factores clave que deberían atenderse de forma inmediata son:

·         Infraestructura: Desde 2010 no se puede ejecutar más de S/28 mil millones anuales, en promedio. Los recursos no ejecutados cada año ascienden, en promedio, a 2,0% del PBI.

Las principales propuestas son: Evitar la duplicidad de funciones creando un marco normativo integral que regule la participación de los distintos actores, identificando las entidades que deberían intervenir en cada fase. 30% menos pasos en el proceso de APP. Incorporar mecanismos alternativos para contratación de obra pública para proyectos de gran envergadura: acuerdos Gobierno a Gobierno y contratos de uso estándar internacional.

·         Salud: 77,8% de los establecimientos de salud (EESS) del primer nivel tienen capacidad instalada inadecuada. El Minsa supervisa y asiste a 231 unidades ejecutoras de salud, poniendo en riesgo su rol rector.

Las principales propuestas son: Fortalecer y ampliar la oferta de salud, con énfasis en el primer nivel, a través de mecanismos como APP o G2G. Implementar las Unidades de Gestión de Ipress para la gestión de la prestación de los servicios de salud en Lima Metropolitana y regiones. Reducir la fragmentación de los fondos públicos de salud, para que el SIS maneje gradualmente un presupuesto mayor al actual. Cierre de la brecha entre las primas de los asegurados del SIS y EsSalud en un plazo de 5 a 10 años.

·         Mercado laboral: En el Perú, los costos laborales no salariales promedio representan el 56,0% del salario bruto anual, posicionándolo en el tercer país en América Latina con mayor costo. 

Las principales propuestas son: Implementar un régimen laboral temporal para la reactivación económica, que brinde facilidades de contratación y liquidez (con acceso temporal a los costos laborales de la pequeña empresa), aplique solo a las empresas más afectadas por el COVID-19 y cuente con mecanismos de transición hacia el régimen general. Simplificar los regímenes tributarios con un régimen único de impuesto a la renta (que integre el NRUS, RER, RMT y RG), que cuente con tasas marginales que crezcan de manera progresiva para no desincentivar el crecimiento empresarial.


La presente nota ha sido elaborada gracias a la información enviada mediante nota de prensa de la oficina de prensa de CADE

Fuente: https://www.ipae.pe/cade-ejecutivos-2020/

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagram y LinkedIn.

Por Redacción CB

Los invitados, los columnistas, todos ellos aquí

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?