En 2020, la transformación digital de la educación debió hacerse a toda velocidad. Alumnos y docentes se adaptaron a la virtualidad y el hogar se convirtió en la nueva aula de clases. En esa transformación, la labor de los padres y madres de familia ha sido fundamental y debe ser reconocida.

Si bien ya se evalúa el reinicio de las clases virtuales esto sería solo en una pequeña proporción de las escuelas del país. Las clases a distancia continuarán, pero hoy más que nunca es necesario que padres de familia y docentes tengan una estrategia coordinada, progresiva y coherente, para lograr un trabajo conjunto en beneficio de los estudiantes.

Para lograrlo, es necesario que los padres de familia y maestros cuenten con las competencias digitales fundamentales para apoyar el proceso educativo virtual de sus hijos y estudiantes. Ladislao Gallardo, especialista de Corefo, detalla que esta alfabetización digital se debe dar en los siguientes ámbitos:

  1. Búsqueda y análisis de información. Existe gran cantidad de data en internet sobre cualquier tema que el estudiante desee investigar. Por eso, es importante saber discernir el origen y calidad de las fuentes, para no dejarse engañar por información dudosa o maliciosa. Una vez encontrada, también es importante saber procesarla y comprenderla. Esto implica poder explicar un tema investigado en el lenguaje adecuado para la comprensión de niños y adolescentes.
  2. Comunicación y colaboración. Esta competencia se refiere a la capacidad de establecer un diálogo fluido y cortés entre docentes y padres de familia. Lamentablemente, los grupos de WhatsApp -por ejemplo- de padres de familia a lo largo del año pasado se han vuelto espacios de confrontación, cuando deberían servir para encontrar soluciones consensuadas a los retos que se presentan durante las clases virtuales. Entonces, es necesario dejar las reglas claras de comunicación y etiqueta digital entre los participantes.
  3. Seguridad virtual. La presencia de menores de edad en las redes sociales y en internet siempre será un tema delicado.  Es importante que los jóvenes -bajo supervisión de sus padres- sepan cómo proteger sus datos personales y no se expongan a los peligros que existen en la red.
  4. Resolución de problemas. Surgirán dificultades durante las clases virtuales, desde la caída del internet, problemas con el software del dispositivo, ruido, horarios, etc. En cualquiera de estos casos, es importante que el padre y madre de familia sepa cómo solucionarlo de manera calmada, sin caer en la frustración que puede producir la tecnología porque no funciona como debería. Siempre habrá una solución, solo hay que encontrarla a través del diálogo y el aprendizaje.

La presente nota ha sido elaborada gracias a la información enviada mediante nota de prensa de la oficina de prensa de Corefo a través de Trend

Fuente: https://www.corefo.com/corefo/

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagram y LinkedIn.

Por Sandra Cobos (scobos@cborrador.com)

Economista con maestría en España. Orgullosa madre primeriza buscando mantener un pie en el mundo de adultos.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?