Por: Julio C. Navarro Falconí . Periodista y Docente universitario

El pasado 16 de abril se registró el mayor número de fallecidos por día durante toda la pandemia, según información de SINADEF, murieron 754 personas ese día, en lo que va del año más de 104 mil personas no lograron vencer a la COVID-19, de cada 10 víctimas de este virus, 4 son mujeres y 6 hombres, y el 45 % de muertes sucedieron en Lima.

Estas son las cifras que esta pandemia nos deja en un poco más de un año, desde su inicio, muchas familias han sufrido no solo el dolor de perder a un ser querido, también han padecido la angustia y el miedo ante una enfermedad silenciosa que aún no logramos vencer, los hospitales se han convertido en campos de batalla contra el virus, el personal médico continúa luchando en primera línea, están exhaustos, agotados, pero dispuestos a seguir en su lucha por salvar las vidas de nuestros hermanos.

Esta semana un querido amigo logró ganar su batalla, fueron dos meses de angustia, de miedo, de incertidumbre, sin embargo, él pudo regresar a casa, para estar nuevamente con su esposa y sus hijos, para tomar esta nueva oportunidad de vida como el mejor testimonio de fe, de valor y de esperanza.

Así como él, en estos meses muchos hogares han acogido a sus enfermos, les han abierto las puertas de sus casas a los que retornan como vencedores, en medio de llantos, abrazos y sentimientos encontrados, ahora tienen nuevamente el aire suficiente para seguir respirando, para seguir luchando en esta vida que siempre presenta obstáculos, retos y desafíos.

Hoy les rindo homenaje a los valientes, a los sobrevivientes, a los buenos hombres y mujeres que, a pesar de la dura lucha interna que libramos los que pasamos por esta enfermedad, seguimos adelante, dispuestos y con más ganas de materializar nuestros sueños, de amar a nuestros seres queridos, y también, de protegerlos para que no sufran lo que uno ha vivido.

Harold, querido amigo, tu regreso a casa al lado de los tuyos es una luz de esperanza que debe mantenernos vivos y vigilantes a todos los peruanos, para cuidarnos más, para protegernos entre nosotros, para pensar mejor las cosas que hacemos y las prioridades que tenemos en nuestro quehacer diario.

Creo que todos los que atravesamos por esta enfermedad tenemos la obligación moral de convertirnos en el testimonio vivo de que podemos vencerla si nos cuidamos, si tomamos conciencia de nuestros actos, si nos alimentamos sano, si nos lavamos las manos, si usamos mascarillas, si evitamos las reuniones, ya después tendremos tiempo para eso, ahora tenemos que cuidar entre nosotros la vida de todos los peruanos. 

 Esto es tiempos de cambio, compártelo.


La presente es una columna de opinión

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagramSoundCloud Pinterest.

Por Redacción CB

Los invitados, los columnistas, todos ellos aquí

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?