Por: Julio C. Navarro Falconí . Periodista y Docente universitario

Al ver en las redes sociales las imágenes de las marchas contra Keiko, y a pocos días de la segunda vuelta electoral, siento que el Perú está más cerca de salvar la precaria e incipiente democracia que tenemos.

Nuevamente, son los jóvenes los que hacen sentir su voz de manera espontánea, con autenticidad y sin tener que seguir una consigna impuesta, sin llevar en sus manos banderines naranjas financiados en la oscuridad, sin polos regalados, sin ser trasladados en buses, y menos con ofrecimientos de algo a cambio.

Jóvenes que no se dejan intimidar por la campaña del miedo y el terruqueo que, con la complicidad de los principales medios de comunicación, se realiza de manera abierta, parcializada y descarada, sin escrúpulos y con el único propósito de favorecer a una candidata acusada de liderar una organización criminal, y que muy pronto tendrá que sentarse nuevamente frente a un juez para responder por las graves acusaciones que la Fiscalía tiene contra ella y su entorno más cercano, ese entorno que quiere hacerse del poder probablemente para tomar el control del sistema de justicia y así librarse de las condenas que tarde o temprano tendrán que pagar.

En este último tramo de campaña será más evidente el triunfo del profesor que ha decidido no declarar a la prensa limeña, aquella que lo tiene a periodicazos y estigmatizaciones todos los días, sin excepción, medios de comunicación que en lugar de recurrir a la razón con objetividad, decidieron hipotecar su opinión, transgredir la verdad y hacer del periodismo el más vil de los oficios, lamentablemente decidieron seguir el mismo camino que tomaron la mayoría de parlamentarios de los dos últimos congresos en cinco años, la triste consecuencia será el descrédito y la mala reputación de quienes renunciaron a su rol social a cambio de intereses particulares mezquinos. Con excepción de muy pocos periodistas que se han atrevido a dejar bien clara su posición, como debe ser siempre.

Mientras, la candidata perseguida por la justicia y con impedimento de salida del país, seguirá dando a conocer sus verdaderos propósitos políticos, ya sea con sus declaraciones enconadas o a través de los que se muestran al lado de ella con sus pesadas mochilas llenas de acusaciones, antecedentes y expresiones de autoritarismo, de aporofobia y soberbia; los mismos factores que han llevado a la gran mayoría de peruanos a decir basta ya de tanta porquería, basta ya de corrupción, basta ya de narcotráfico, basta ya de privilegios para unos cuantos en perjuicio de todos.

Los jóvenes que salieron a marchar lo dicen claramente, no quieren el regreso de la dictadura fujimorista, no quieren el regreso de los saqueadores del Perú, no quieren a la clase política de los últimos cuarenta años, por el contrario, exigen justicia para Inti y Bryan, justicia para las más de 270 mil mujeres y 20 mil hombres que fueron víctimas de las esterilizaciones forzadas, exigen verdadera libertad de expresión, exigen respeto a nuestros hermanos del Perú profundo, exigen dignidad, salud, trabajo y educación para los más pobres, para los agricultores, para los profesores, para los hombres y mujeres humildes de nuestra patria, para todos ellos que en las diferentes regiones del país han expresado en las urnas su hartazgo de los políticos de siempre, esos políticos que no terminan de entender el reclamo del pueblo, por el contrario, los tildan de socialistas o comunistas.

Espero que el 6 de junio los 25 millones de peruanos que irán a las urnas elijan bien, motivados por la razón y no por el miedo, y espero también que la Fiscalía tome las medidas necesarias para que esa misma noche, después de los resultados de la segunda vuelta, no termine sorprendida por historias como la que vimos en el norte del país donde un juez supremo negociante de condenas cruzaba la frontera para tratar de burlarse una vez más de la justicia. 

Esto es tiempos de cambio, compártelo.


La presente es una columna de opinión

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagram y LinkedIn.

Por Redacción CB

Los invitados, los columnistas, todos ellos aquí

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?