photography of person typing

Por: Fernando Zangrande. Manager, Edge Data Center, Cloud & Security

Hoy más que nunca, la tecnología tuvo un rol fundamental para que miles de personas en el mundo pudiesen trabajar, aprender y divertirse en casa en 2020, durante el auge de la pandemia global generada por el Covid-19. Y los data centers fueron una parte importante de este escenario y siguen desempeñando un papel cada vez más significativo a medida que el trabajo remoto y la transformación digital avanzan.

Los data centers, una infraestructura crítica que trabaja 24x7x365 para ofrecer servicios de alta disponibilidad a empresas y personas, han sido reconocidos desde el inicio de la crisis como proveedores de servicios esenciales, tan críticos como el agua, la electricidad, el gas y las telecomunicaciones. Del mismo modo que el mundo pasó a estar online de la noche a la mañana, todo ecosistema económico y productivo pasó a demandar el servicio de los data centers.

GlobalData prevé que los ingresos del sector pasarán de US$ 466.000 millones (2020) a US$ 948.000 millones en 2030. El mercado actual ofrece diversos modelos de almacenamiento eficiente.  Entre los principales figuran Hosting y Colocation.

Qué son Hosting y Colocation

Hosting es cuando un proveedor alquila un servidor completo en su data center, proveyendo hardware, sistema operativo, conexión a internet y ancho de banda. Entre los beneficios están la reducción de costos de infraestructura, optimización de recursos, menos tiempo de implementación de nuevos sistemas y administración simplificada.

Colocation es el arrendamiento de un espacio de una empresa de data center que provee energía, refrigeración, conexión a internet y ancho de banda, pero el contratista es responsable de comprar el hardware para todo el sistema, comenzando por llevar su servidor para la instalación. Las unidades de Lumen, por ejemplo, permiten que las empresas alojen su equipamiento de misión crítica en un data center de alta disponibilidad e infraestructura de punta, brindando además monitoreo las 24 horas.

En resumen, la principal diferencia entre estos dos servicios es la cantidad de control que usted tiene sobre el servidor. Colocation permite que su empresa mantenga sus servidores en las instalaciones contratadas y comparta sus anchos de banda más grandes. Mientras que en Hosting, usted alquila un servidor a su proveedor de servicios.

Estructuras variadas para modelos de negocios diversos

Corriendo desde afuera, la Computación en Nube ha ido consolidando su espacio y ha hecho, en los últimos años, que la tendencia de contratar Hosting y Colocation se vea como un paso más en la jornada de las empresas hacia la nube. Sin embargo, el año 2020 lo cambió todo.

A medida que las empresas comenzaron a desasignar la infraestructura en las instalaciones (con software local) que perdieron su función debido al trabajo remoto, sumado al problema de la falta de personal capacitado localmente para operar los servidores, la demanda de modelos de servicio de Hosting y Colocation comenzó a crecer nuevamente, confirmando así su importancia para el funcionamiento de empresas de cualquier tamaño.

En Lumen, observamos que no hay un único segmento con mayor necesidad de servicios de data centers, pero sí empresas que antes tenían una estructura de TI tradicional con redes corporativas bien establecidas y que hoy están demandando dar soporte a sus usuarios remotamente, saliendo de las estructuras centralizadas para pasar a arquitecturas distribuidas y más cerca de los usuarios: el concepto de Edge Computing.

Se estima que Brasil tendrá 199,8 millones de usuarios de Internet – o sea, 92% de la población estará conectada a algún dispositivo que requiera banda ancha y datos. Esto también implica cambios significativos en sus modelos operativos y de negocios. 

En este contexto, es fundamental contar con infraestructura, procesos y estructuras organizativas dinámicas. Para acompañar esta tendencia, Lumen ha estado invirtiendo en expandir sus data centers en toda América Latina. De las 18 unidades, tres están instaladas en Brasil: Río de Janeiro, Curitiba y San Pablo. Servicios que cuentan con certificaciones que confirman el compromiso de la empresa por mantener el nivel de calidad establecido por estándares internacionales para la gestión de data centers.

La tendencia es que el mercado sea cada vez más híbrido. Incluso los cloud-native siempre necesitarán una demanda físicamente más cercana al usuario, Edge Computing, y nada más natural que delegar esta carga de trabajo a un data center especializado.  Estamos preparados para el momento actual y futuro, con infraestructura de red global, ofreciendo conectividad, computación de punta, seguridad conectada y otros servicios fundamentales para que la denominada 4ª Revolución Industrial tenga lugar para todos.


La presente es una columna de opinión.

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagram y LinkedIn.

Por Redacción CB

Los invitados, los columnistas, todos ellos aquí

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?