Lo que nunca te contaron sobre Social Selling Index

Navegando en LinkedIn me encontré un post muy interesante de Angeles Carsi Lluch (síguela te dará miles de tips interesantes) en el cual ella comentaba sobre el SSI y cómo esta sigla tan cortita, me calificaba descarnadamente en la red social profesional más importante del mundo.

¿Ya estás curioso? ¿Quieres saber qué es el SSI? Vayamos por lo primero. El  SSI son las siglas de Social Selling Index,  el cual es tu índice de ventas con redes sociales y mide la eficacia con la que estableces tu marca profesional, encuentras a las personas adecuadas, interactúas con información y generes relaciones. Ojo. Se actualiza a diario y la valoración va de 0 a 100, siendo calificados todos los perfiles profesionales (así estén enterados o no) y por lo tanto nos hace comparables con nuestra competencia profesional.

El SSI mide, en pocas palabras si estás haciendo bien tu trabajo en LinkedIn, red dónde se encuentran 30 millones de empresas. ¿Cómo sé cuál es mi SSI? Estos son los dos pasos que debes seguir:

  1. Ingresar a tu cuenta de LinkedIn
  2. Una vez allí hacer ingresa a la URL: https://www.linkedin.com/sales/ssi

Cada factor que observas en tu evaluación personal es calificada de 0 a 25, por lo que se hace aún más estratégico “ponerse al día” en todo lo que éste en tu mano.

Y sobre eso nos enfocaremos en el factor 01: marca personal. El check list es un poco largo, obligará a bastante estrategia de ver dónde estás hoy, dónde buscas estar en 10 años y qué fortalezas tienes (mirando un poco tu pasado) para llegar allí. Empecemos:

  1. Fotografía de perfil. Siempre debe ser incluída. Evita selfies o fotos familiares, debes incluir una fotografía profesional que represente a tu yo en el trabajo ideal.
  2. Foto de encabezado. Siempre debe ir y “conversar” con tu foto de perfil, complementar la información que buscas trasladar y que represente claramente tu actividad profesional principal. Debe ser creativa dado que es uno gancho visual para que las personas se queden observando tu perfil.
  3. Titular. Muchas personas consideran que éste espacio es para decir que cargo tienen, pero te recomiendo que aproveches esos nanosegundos en los cuales los ojos extraños se posan en tu perfil para contarles qué haces de una manera atractiva y no dónde éstas. Recuerda que es ésta última información sí estará en el perfil, pero en la parte de experiencias, así que es cómo repetir la información.
  4. Extracto. Tienes 2000 caracteres para hablar de la mejor manera sobre ti. ¿Cuándo más tendrás esta oportunidad? Aprovecha para contar un poco de tus habilidades blandas, tus proyectos y tus éxitos. Puedes incluir una página web personal u otro elemento como un video o fotografía en la parte de enlaces del extracto.
  5. Experiencia. Ojo no es un CV. Es poner en valor tu experiencia, incluye las palabras claves que esperas que te busquen. Por ejemplo, si eres una persona que realiza eventos incluye las palabras ejecución, organización, análisis, estrategias y obviamente los espacios donde desarrollas tu labor, es decir las palabras foro, convención, simposium, etc.
  6. Aptitudes y validaciones. Sumamente importante, pero ve en orden. No pidas ninguna ni des validaciones, mientras que no completes los primeros cinco pasos. Las personas entrarán a tu perfil para verte, y nunca hay una segunda primera impresión. Si está listo, no especifiques demasiadas aptitudes (no eres superman, no?) concéntrate en un máximo de 15 y obtener la mayor cantidad de validaciones a estas fortalezas.
  7. Recomendaciones. Siguiendo con el orden de las cosas, no debes pedir recomendaciones sin haber recibido algunas validaciones de tus aptitudes. Una persona que realice recomendaciones podría ingresar a tu perfil y verse influenciada negativamente ante la falta de información sobre ti y evitar darla. Recuerda que las recomendaciones son la “prueba de fuego” de nuestro perfil de LinkedIn.
  8. Personaliza tu URL. Te ayudará en el posicionamiento del algoritmo y en la búsqueda.
  9. Recientemente LinkedIn se ha actualizado y permite que dejes cómo suena tu nombre. Si se ha activado esta posibilidad, hazlo, dado que el algoritmo observará que tu perfil se encuentra al día.

 

pexels-photo-267350.jpeg
Photo by Pixabay on Pexels.com

Culminada esta etapa. Recién es momento de pasar al factor 2: encontrar a las personas adecuadas para tu perfil.

  1. Piensa estratégicamente cómo crearías tu dream team, es decir, quienes te suman en tu CV y sobre ello comienza a crear tu red profesional.
  2. No deben tener necesariamente tu misma profesión. Por ejemplo, personas que complementan a un bloguero son fotografos, camarografos, programadores, marketeros, especialistas en PR, etc. Son importantes tenerlos en mi red.
  3. Utiliza la herramienta de búsqueda avanzada. Con los filtros correctos hallarás personas que podrán representar oportunidades de negocio futuro.
  4. Acepta invitaciones de las personas que sumen es decir, que te ayuden a mejorar tu visibilidad, posicionamiento o networking.
  5. Recuerda que LinkedIn no es Facebook. Aquí no importa tener un millón de amigos sino contactos que hagan crecer tu red.

 


 

¿Cuál es el futuro laboral de las personas de tercera edad_ (3)

INGRESA AQUÍ PARA LEER LA NOTA


 

Una vez culminado tu perfil, y a la par de la búsqueda de contactos de calidad, debes comenzar a postear data interesante y atractiva (caso contrario, nadie aceptará tu invitación) es decir cumple con el factor 3: interactúa ofreciendo información. Muchas personas utilizan a LinkedIn como un repositorio de su CV, pero si has llegado a leer hasta este punto, te habrás dado cuenta que es mucho más que eso. Es por ello, que debes hacer una estrategia personal de contenido. Así puedes utilizar:

  1. Post en el muro. Dónde puedes contar novedades, experiencias profesionales e información. En éste mundo visual, no olvides de complementar algunos post con un recurso adicional, como una fotografía, video o un documento.
  2. Comenta el post ajeno. LinkedIn es una red social, que si bien se viste de saco y corbata, busca al igual que todas, la interacción. Comenta con respeto y propiedad.
  3. No temas escribir, utiliza los artículos.

 

Finalmente el factor 4: construye relaciones, es quizás el más complicado y difícil de tercerizar para todos. Implica una interacción personal y cercana con las personas que escogiste para crecer profesionalmente. Implica participar en debates, valorar perfiles y responder mensajes, algo que implica una parte muy humana de la interacción y por lo tanto irremplazable.

No desesperes. El Social Selling Index te permite ver cómo vas en esta red social, empieza despacio, no te abrumes, casi nadie llega al 100% y la mayoría de personas se sitúa entre los 60 y 50%, hecho que revela que tenemos mucho por trabajar.

Si tienes dudas, escríbenos.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s