La startup peruana Lavabox inicia sus operaciones en Lima, ofreciendo un servicio de lavandería innovador, único en el país, con casilleros inteligentes, instalados en los edificios de apartamentos, que permite dejar la ropa a cualquier hora del día, sin salir del edificio y sin poner la salud de los usuarios en riesgo.

La crisis del COVID19 ha obligado a muchos a trabajar desde casa y a limitar sus salidas y contacto con personas extrañas por precaución. Lavabox ayuda a disminuir el riesgo de contagio, ya que elimina en un 100% el contacto con repartidores y la necesidad de desplazarse hasta el local de la lavandería para recoger la ropa limpia.

“Solo tienes que descargar nuestra app, dejar tu ropa en uno de los casilleros inteligentes ubicados dentro de tu edificio y nosotros hacemos el resto.” Comentó Gonzalo Chávez Montoya, fundador de Lavabox.

Lavabox se ha probado de manera exitosa en 3 edificios de apartamentos y prevé ingresar a 200 edificios en el primer año. Inicialmente operará en Miraflores, San Isidro y Surco para luego expandirse a otros distritos.

“Los casilleros inteligentes contienen contraseñas que solo el cliente y la empresa comparten por medio de la app, de esta manera tu ropa está segura hasta que tengas tiempo para recogerla”, añadió el fundador de la startup.

¿Cómo funciona? Lavabox instala los casilleros inteligentes en tu edificio sin costo alguno. Para acceder al servicio solo tienes que descargar la app, dejar la ropa que necesitas lavar en uno de los casilleros del edificio, a cualquier hora del día, y compartir el código del casillero mediante la aplicación.


¿Cuál es el futuro laboral de las personas de tercera edad_ (3)

INGRESA AQUÍ PARA LEER LA NOTA


El equipo de reparto de Lavabox recogerá la ropa siguiendo estrictos protocolos de bioseguridad y te enviarán un mensaje al correo electrónico con el monto a pagar. Cuando la ropa esté lista, la devolverán a uno de los casilleros, lavada, planchada y colgada y te compartirán el código de seguridad para que la retires cuando tengas tiempo. Todo el proceso demora menos de 72 horas.

“Calculamos que una familia usa al menos entre 3 y 6 horas a la semana para lavar, planchar y doblar la ropa. Nosotros hacemos el trabajo por ellos, sin poner su salud en riesgo.” Agregó, el fundador de Lavabox.

Gonzalo Chávez Montoya es un emprendedor con experiencia previa en el mundo de las startups, fue cofundador de Kambista en el 2017, una de las primeras Fintech peruanas de gran éxito, es economista de la Universidad del Pacífico y tiene un MBA de la reconocida escuela de negocios Booth, de la Universidad de Chicago.


La presente nota ha sido elaborada gracias a la información enviada mediante nota de prensa de la oficina de prensa del Lavabox.

¿Cómo nos ubicas? No olvides de seguirnos a través de FacebookTwitterYou TubeInstagram y LinkedIn

Por Cristina Luna

Aprendí hablar en fácil la economía. Me encanta ver como las noticias pueden ser aprovechadas en la vida real.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?